9 de febrero de 2010

Una tarde en Sevilla: El reportaje.

Ayer por la tarde fuimos a Sevilla. Fuimos al hospital a visitar a un familiar que está muy bien ya, graciasporpreguntá.
Como fuimos directamente al Hospital Virgen del Rocío, pues no paramos a hacer fotos ni nada. Así que las hice desde el coche, que para el caso...
Pasemos ahora y sin más preámbulos a ver las instantáneas:

A las 4 de la tarde de ayer salimos a la soleada Sevilla para una rápida visita al Hospital Virgen del Rocío. Una hora después, llegamos al puente del quinto centenario bajo el cielo sevillano, donde brillaba... esto... un macizo nuboso:


Bueno, un poco movida. La velocidad debe ser.

Mientras cruzábamos el conmemorativo puente colgante sevillano, una magnífica vista de la ciudad deslumbraba a nuestros ojos:


Vaya, qué oportuno el camión.

Decidimos callejear por la siempre bella y estimulante ciudad hispalense, disfrutando de sus bellos edificios y magníficos monumentos como la centenaria torre del oro:


La mierdal coche.

Siempre es un placer para la vista y un regocijo para el alma encontrarse con la magnífica Plaza de España:


Puto autobús.

Si hay algo que caracteriza a la capital andaluza, es la chispa de sus ciudadanos, como se puede apreciar en esta simpática estampa:


Dichoso arbolito.

Permanezca atento cuando pasee por sus calles, es fácil encontrarse con alguna celebridad como fue mi caso. No creo que necesite presentación, ¿verdad?



Llegó la hora de despedirse. Una mezcla de pena por la marcha y alegría por la vuelta a casa nos invade así que tomo una última instantánea a modo de despedida. Adiós Sevilla, pronto volveremos a vernos.



Tiembla hombrelobo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario