16 de febrero de 2010

Un cuento breve sobre el jamón y el comercio internacional

Año 2007. X, un tipo avispado, se dio cuenta de que era su oportunidad. China se  había abierto al capitalismo y estaba dispuesta a importar bienes del extranjero.
Era un mercado de 1300 millones de habitantes. Las mayores riquezas esperaban a quién consiguiera colocar su producto en el lejano país. ¿Y qué producto podría colocar? Pues el jamón de Jabugo. El mejor del mundo. El que a todo el mundo le gusta. Y aunque no le guste a todo el mundo, por estadística pura, muy mal se tenía que dar para no poder vender miles, millones de jamones en un mercado de 1300 millones de habitantes.

- "Es el negocio del futuro. Nos vamos a forrar" - dijo X.


Pero: "El Jamón fracasa en China".

X: "¿Qué? ¡Ah, sí! No, por estudio de mercado no me viene nada..."


Luego empezó a salir en la tele Dubai y las construcciones que se estaban llevando a cabo allí. Rascacielos gigantescos, un gran premio de Fórmula uno, hoteles de no se cuantos cientos de estrellas... ¡Una isla con la forma de los 5 continentes! Allí estaban forrados, vamos.

- "Y tienen estilo. Pues allá nos vamos, a forrarnos vendiendo jamones. El negocio del futuro. Que estos jeques compran las cosas caras a pares..." - Dijo entonces X, que ya se había repuesto del golpe anterior.

Pero: "Consorcio de Jabugo registra "escasas" ventas en su primer año en Dubai al ser un país musulmán"...

X: "¿Qué? No, ya le dije que por estudio de mercado no me viene nada. Ah, por Islam, pues deje que mire a ver..."


Meses después:

- X: "Sí, pero cuando el islam apruebe el consumo de jamón ¿quienes estarán allí los primeros? Jejeje. Entonces. Jajajaja. Entonces veremos quién ríe mejor. JAJAJAJA"


Mientras, dos hombres con batas blancas procedían a tenderlo en una camilla, sujetarle los tobillos y las muñecas e inyectarle 5 mg de Haldol. Mientras la ambulancia se dirigía a su destino, dentro se oía murmurar al pobre señor X:

-"Jamones... El negocio del futuro... Jabugo...el negocio del futuro... el Jabocio..."


Disclaimer: Aunque basado en hechos reales y con dos links a noticias reales, este relato es ficticio. No existe el señor X.


No hay comentarios:

Publicar un comentario