26 de noviembre de 2009

Los correos de Waterlord

Revisando mi bandeja de correo me encuentro con uno de mi hermano que dice esto:

Pues he oído a un tertuliano hoy, uno de esos gilipollas que pretenden hablar en nombre del pueblo, sentados en sus poltronas, juzgando a todo dios desde su pretendida posición de privilegiado analista incisivo de la sociedad. Un redicho de los huevos más preocupado en que se le vea ingenioso y culto y en dejar frases para la posteridad, que en analizar seriamente una noticia. Tipejos asquerosos que se permiten dar lecciones tanto a trabajadores como a empresarios, que en pleno boom inmobiliario nos recomendaban las hipotecas a 50 años como lo más normal, y nos decían que la sociedad española no está acostumbrada al alquiler, que es lo mejor del mundo, por que ellos tenían un montón de pisos para vender y alquilar, claro. Seres vomitivos que cuando se intuía la crisis se dedicaban a vender al alza lo que pudiera depreciarse mientras ignoraban en sus tertulias cualquier signo de recesión. Pues oí... oí... ¡mierda! se me ha olvidado. Putos tertulianos...

Por favor, que alguien le ofrezca un contrato de algo... de lo que sea.

Texto publicado sin su permiso y con toa la cara dura.

2 comentarios:

  1. Pero que no sea de tertuliano. Ni de moderador de tertulias... ni nada relacionado con tertulias, por favor. A no ser que me paguen un pastizal, en ese caso renegaré de todas mis creencias y me plegaré a los deseos del que me pague.

    ResponderEliminar