15 de agosto de 2009

Woodstock

No soy ni mucho menos una experta en música y mi opinión es tan válida como la de cualquier otro.

Hace 40 años de Woodstock, un acontecimiento histórico e irrepetible. Allí se dieron cita los más grandes, los padres de la música, mejor dicho, de la buena música tal y como ahora la conocemos. Los padres del rock.
Todos los intentos posteriores de repetir tal acontecimiento no han sido ni la sombra de lo que aquello fue. Y es muy evidente el por qué. No hay nada comparable a
la filosofía de aquel festival, ni las estrellas que actuaron, ni a la música que tocaban.
Aquello se convirtió en histórico por el momento en el que se hizo. Se vivía una revolución cultural y musical que hasta ahora no ha sido igualada.

Ahora la música se mueve en unos patrones inamovibles. Si haces música no te salgas de ciertos parámetros, no innoves, que innovar es arriesgarse y "la industria" no está dispuesta a correr ese riesgo.

Esa es la gran diferencia. En los 50 y 60 muchos músicos empezaron a experimentar. Experimentaron con sonidos como el blues, consiguieron sonidos que ahora nos parecen muy familiares pero que hasta entonces nadie había escuchado.

Por esa época en España ya sabemos lo que había y muy poquitos fueron los que se salieron de la norma. Ese es otro tren que España se perdió. De lo contrario tal vez Nino Bravo hubiera llegado más lejos.

Y ahora pasemos a lo mejor:










No hay comentarios:

Publicar un comentario