29 de marzo de 2009

CSI patrio

Esta mañana de Domingo nos hemos levantado con otra noticia automovilística a parte del resultado de la F1: Nos han roto el cristal del coche. Además ha sido a 8 ó 9 coches de la calle.

He ido a denunciarlo a la policía nacional y allí nos hemos encontrado varios de los vecinos afectados por el ataque. Tras poner la denuncia, meto el coche en el parking de la policía para que lo revise el de "la científica". ¡Que emoción un CSI de "verdaz"! Cuando voy allí, ya hay una pareja con su coche que también se ha visto afectado. Hablando con ellos les digo: "Soy idiota, me han preguntado si me han robado algo y les he dicho que no. Tendría que haberles dicho que llevaba un televisor de plasma..." "... Y un dolby sourround" me dice ella, "... Y la play 3" añade otro afectado que acaba de llegar. Y añado yo: "Y si me preguntan cómo llevaba todo eso en un Nissan Micra, le digo: 'en el remolque... mierda, también se lo han llevado'". En esto el marido de la primera pareja afectada dice: "Pero no digais eso delante del policía científico que se está enterando de todo..." Y es que ya estaba allí "procesando" el coche (siempre según la nomenclatura de "CSI: Las Vegas".

La verdad, esperaba encontrarme a Willows o a la nueva que sustituye a Sara Sidle, pero no, era un tío joven. Eso sí, a kilometros de distancia en cuanto a molonería de Warrick, sobre todo por que le faltaba menos de 2 centímetros para enseñar "la hucha".

Cuando termina con el coche anterior, se dirige al mío. Aquí viene mi "escena CSI". Me hace unas preguntas y se dispone a procesarlo (siempre según la bla, bla, bla...). Encuentra una mancha rojiza en la puerta del coche. ¿Recuerda si esta mancha estaba aquí? dice. Pienso: ¿Esa mancha que está al lado de otra mancha oscura y encima de un manchurrón que no sé de qué puede ser? Y contesto: Pues no, ni idea.

En este punto esperaba que sacara una luz ultra-violeta para que al brillar, quedara claro que era sangre. O que sacaría una especie de bastoncillo grande mojado en fenolftaleína, que al contacto con la sangre se  pusiera azul. Pero no, lo primero que hace, como en CSI, es dejar constancia documental de la mancha por medio de la fotografía. ¡Que emoción, repito, una escena de CSI en vivo!

Saca una pegatina graduada en centímetros y la pega encima de la mancha pasándole despacito el dedo pulgar a lo largo. Según llega al final de la pegatina con el dedo, se empieza a despegar por el principio. Deshace el camino andado con el dedo hasta el principio y ahora es por el otro lado por donde se despega. Vuelve con el dedo hasta el final y la deja por fin pegada completamente. Dispone la camara de fotos, primera foto: fallo. Vuelve a prepararse para disparar, y se le apaga la cámara. La vuelve a encender, enfoca, dispara y esta vez hace la foto. Luego ya sí, coge un bastoncillo de esos grandes y lo pasa por la mancha. Luego hace una foto del frontal del coche "Por favor, ¿pueden apartarse a la izquierda?" CLIC y ya está, total: lo que en CSI les lleva un solo plano y unos escasos segundos (ceño fruncido de Warrick, pegatina, foto, FLASH, punto. Pim-pam, a otra cosa), en el mundo real lleva algo más de 2 minutos.... Se acabó la escena en directo de CSI: Huelva.

Hablando con la anterior pareja les digo que tengo entendido que la policía científica española está muy bien considerada. He oído que es de las mejores del mundo. "Y los de Huelva ya somos la hostia" dice el CSI riéndose. A ver, no lo dudo ni por un momento. Pero es que hollywood tiene mucho glamour. Pero mucho, mucho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario