16 de diciembre de 2008

Instintos primarios

Me contaba un primo mío una anécdota sobre su abuelo (el que no compartíamos), un hombre al que en lenguaje periodístico llamaríamos un hombre sano, una persona recia, un noble campesino y que en lenguaje llano viene a ser un "cateto mu cerrao". Pues este hombre, cada vez que veía las avionetas sobrevolar las fincas de por donde vivía fumigando las plantaciones de trigo y girasol les lanzaba piedras y les gritaba. El las llamaba "furgonetas".

Bien, pues como muestra de que estas reacciones humanas están arraigadas en lo más profundo de nuestro ser y no tienen mucha relación con la cultura que se nos suponga a cada uno, tenemos el artículo de un escritor de renombre con varios libros de éxito en el mercado (a los que en la hora chanante) llamarían "libracos de impresión": Javier Marías.

Este buen señor se vio obligado a utilizar un ordenador, objeto abyecto e innoble, para escribir un artículo y el principio de una novela. Ya que estaba, aprovechó y se metió en Internet casi por primera vez. En su artículo de El País podemos leer cómo grita y apedrea a esta moderna "furgoneta" llamada Internet.

Especial interés pone en hablar de "los llamados blogs" en los que "se lanzan denuestos y groserías como en las tabernas más zafias". Oigh, por el amor de Dios, sus ojos se vieron mancillados por las más soeces groserías que ha visto ser humano. Por supuesto no es así "en los blogs o foros en inglés. En esa lengua la gente es más propensa a emitir sus opiniones, a discutir civilizadamente, a pedir una información o aportar otra interesante y útil".

En fin, en casos como los de Javier Marías o el señor abuelo (el que no compartíamos) de mi primo, no debemos sentirnos ofendidos por sus palabras. Bien al contrario, hay que leerle con una cierta compasión. Al fin y al cabo mientras Marías es un absoluto ignorante en cuestiones informáticas, yo soy un ignorante en cuestiones literarias. Por eso no me verán opinar sobre literatura.

2 comentarios:

  1. Alguien se ha equivocado con la medicación del Waterlord..... está demasiado centrado.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, Baronesa, estoo... ¿gracias? :D

    ResponderEliminar