7 de febrero de 2008

Reyes Midas, pero al revés

Leo en ElPaís.com: "Rajoy plantará 500 millones de árboles si gana las elecciones". Ahí queda eso, 500 millones. Prometer es gratis. Zapatero ya prometió sembrar un árbol por cada ciudadano español. Más estúpidamente poético, sí señor.

Recuerdo que no hace mucho, ni 5 años, todo aquel que decía que el calentamiento global existía, era tomado por alarmista, exagerado, etc... Por fin la ONU "estudió" el tema y dijo que si, que el calentamiento global es un problema que existe. Fue decirlo ellos y estalló la carrera a ver quién es más ecologista. De pronto, todos los anunciantes se preocupan por el medio ambiente. En los anuncios todos los coches son los que menos contaminan, hasta el producto más banal e insignificante resulta ser beneficioso para el medio ambiente. Es como los yogures con los bifidus, ahora resulta que todos son casi medicinales.

Y, como no, los políticos también se apuntan al carro. Por supuesto, solo en campaña electoral. Cuando se trata de gobernar, todo se vuelve relativo. No vaya a ser que los Benefactores se enfaden... Puedo entenderlo en los anunciantes de coches, carburantes, etc... A ellos lo que les interesa es vendernos el producto. Pero hay quien podría pensar (ilusos) que a un político de verdad lo que le importa son esas cosas que dicen que les importan y no el ganar las elecciones.

Pero no se trata de ser ecologista para ganar votos, señores politicastros, cuando dice la ONU que es un problema real, quieren decir que es un problema real. Es más, que lo diga la ONU o Al Gore es lo de menos. Lo que hay que hacer es tomar medidas, plantar árboles, no prometer plantarlos. Con darle un premio Nobel a uno que ha hecho un documental más diciendo lo que llevan diciendo cientos de científicos durante años, no se arregla el calentamiento global. Solo se contenta a las masas. Bueno, a una parte de la masa.

Pero claro, cuando se plantan árboles, tardan en crecer varios años o, en lenguaje político, varias legislaturas. Si plantas un árbol, cuando haya crecido, puede que esté gobernando el partido contrario, y podría resultar que fuese ese partido el que se llevara los méritos.

Al final, la defensa del medio ambiente quedará como un concepto vacío, hueco. Como democracia, solidaridad, libertad. Para acabar con un concepto molesto, el político se apropia de él y lo hace suyo. Al poco tiempo, ha perdido el significado y, sobre todo, el peligro que para el político representa. Cuando un político hace suyo un concepto, lo convierte en mierda.

----------------
Now playing: Placebo - Sleeping With Ghosts
via FoxyTunes

4 comentarios:

  1. Hombre, se supone que los plantan creciditos. Es decir, que no plantan semillitas, jijijijijiji. Los que se frotarán las manos serán los viveros,XDDDD.
    Pero habrá que ver, si plantan alguno, dónde lo hacen. Palmeras en plena montaña y abetos en la playa... No me extrañaría XDDDD.

    ¡Y por cierto, todo lo que toca un político se convierte en eso mismo!

    ResponderEliminar
  2. Si, creciditos, pero con unos 2 ó 3 metros de altura, para cuando ya estan frondosos, gobierna otro. Además ocupan terreno urbanizable.

    ResponderEliminar
  3. Que no hombre, ya grandotes, traidos del tercer mundo. Total, pa que se lo coman los muerto de hambre esos. Otra solución sería hacerles firmar un contrato en el que se comprometan a no comerse nada que pueda servir al primer mundo. (ironic_mode_off)

    ResponderEliminar
  4. Pues acabo de enterarme de que han dicho que ¡¡¡van a tirar semillas desde aviones!!! Tapad vuestras macetas de "genareos" no os vaya a salir una palmera y se vaya el balcón a la porra. O.o'

    ResponderEliminar