18 de febrero de 2008

Notas cinéfilas

El otro día ví "Rebeca" de Hitchcock. No sé por qué, pero me cuesta mucho ir a un centro comercial y no venir con alguna película.

"Rebeca" fue la primera película que Hitchcock rodó en EEUU y os la recomiendo, está bastante bien.

Pero lo que quería comentar es una escena en concreto. La que podría considerarse la escena romántica de la película:

Un hotel en el sur de Francia. La protagonista sube a la habitación de Maxim de Winter, con el que ha estado saliendo en secreto durante las vacaciones de la mujer a la que sirve, para decirle que debe partir en seguida para América. El Señor de Winter, para evitar perderla, le propone matrimonio. Ambos se sientan ante la mesita del desayuno que el servicio de habitaciones le ha traído a Mr de Winter y, tras un momento de incertidumbre, ella acepta. A las palabras de aceptación de ella, el Señor Maxim de Winter contesta:
"Lástima que tengas que crecer. Ahora que todo está arreglado, sírveme el café; dos terrones y un poco de leche. Lo mismo con el té, no lo olvides"
Está claro que era otra época, otro mundo y otro romanticismo...

Aún así, con este dialogo y todo, sigo recomendando la película, que no pierde nada de interés y misterio en torno a la tal Rebeca, difunta esposa del Sr de Winter, está presente durante toda la película, en contraposición con la nueva señora de Winter, de la que ni siquiera nos enteramos del nombre.

1 comentario:

  1. Oooh, qué romántico. Tan romántico como el rebanado de "pescuezo" que le habria dado yo por respuesta.

    Sweeny Todd me ha influido bastante. XDD

    ResponderEliminar